Ejemplo de un Modelo Mental Espacial:
El Panorama Social

Los seres humanos son “animales sociales” y, como otras criaturas similares, invierten una gran cantidad de energía en construir y mantener relaciones. Pertenecer a la familia, a un grupo, un equipo y a la sociedad en general es, para la gran mayoría de las personas, de “alta prioridad”.

No hay nada nuevo aquí. Sin embargo, lo que la mayoría de la gente desconoce es que las relaciones sociales se crean en las mentes de los individuos de una manera muy clara, es decir, como construcciones espaciales tridimensionales, en las que la “ubicación” juega un papel primordial.

Este modelo, que investiga estas relaciones dinámicas en el espacio mental, ayuda a analizar y transformar el núcleo de las relaciones y las imágenes sociales generalizadas que se mantienen estables en ciertos “lugares” en ese espacio mental.

El hecho de que la mayoría de las personas desconocen cómo se forman las relaciones espaciales en sus mentes le da a este modelo una relevancia enorme y es una gran fuente de fascinación. Con su ayuda, el “software mental social inconsciente” se vuelve tan fácilmente accesible que las transformaciones pueden llevarse a cabo de manera intencionada. Son transformaciones que afectan inmediatamente las relaciones sociales involucradas. Donde siempre hubo conflictos, celos, miedo, soledad, odio o, por ejemplo, un amor no correspondido, todo ello provocando muchos sufrimientos, el Panorama Social puede ser de gran ayuda.

Se abordan temas como la imagen de sí mismo (autoimagen), las relaciones sociales autoritarias y la sumisión, los problemas de amor, los sistemas familiares, los panoramas de negociación, los aspectos espirituales como el duelo, y se presta gran atención a la transformación de creencias limitantes y los rasgos de carácter.